Estar en contacto

-Ah, sí, sé todo de tu vida, porque te sigo en Facebook. ¡Publicás un montón!

He escuchado esto, con algunas variantes, muchas veces. Y siempre pienso: ¿de verdad creés que sabés algo de mi vida por leer las pavadas que publico en una red social? Me asombra el grado de confusión que se puede generar por confundir tener al alguien “de contacto” y “estar en contacto”. Quizás puedas saber qué pienso políticamente, alguna alegría evidente como un nacimiento y cuáles son algunos de mis gustos, si subí fotos de mi comida. Pero dudo mucho que sepas cosas íntimas y profundas, de esas que les contamos solamente a los amigos cercanos.

Por otro lado, si estoy triste y lo pongo en Facebook, ¿me alivia leer que mucha gente me manda abrazos, besos y palabras de cariño? Seguro que sí, pero mucho más si ese apoyo es dado en persona.

Me tocó estar mucho tiempo en reposo por una lesión y como no tenía mucho que hacer, me la pasaba en las redes sociales… Pero cuando proponía que me visiten, que hablemos, era como si muchos de mis amigos no sintieran que fuera necesario el contacto directo, porqueabrazo ret ya estábamos chateando, ya habían visto mis fotos. Quedaba en el aire la pregunta: “¿para qué?”.

Las reuniones a charlar y comer difícilmente puedan ser reemplazadas por chistes en Whatsapp. Una larga disquisición despues de tomar un par de copas, no va a ser lo mismo que una discusión en 140 caracteres en Twitter. ¿Verdaderamente pensás que es lo mismo darle un abrazo a tu tía que enviarle un gatito gracioso que tira besos?

No me malentiendan: no creo que las redes sociales sean “malas”. Sólo creo que estamos en una etapa de transición donde aún no nos hemos adecuado a estar en contacto permanentemente. Y que tener demasiados “amigos” en las redes, quizás nos hace descuidar las relaciones personales en directo. Las redes sociales nos han dado la oportunidad de comunicarnos con alguien que está del otro lado del planeta, casi sin costo. Han abierto posibilidades de inclusión, de reunión, de que negocios pequeños puedan vender sus productos sin tener que pagar un local a la calle. De que se conozcan y se enamoren personas tímidas, de estar en contacto con el primo que se mudó a Barcelona, de viajar y saber qué te vas a encontrar en las ciudad de destino.

Sin embargo, internet no deja de ser una herramienta, un canal de comunicación y no la comunicación en sí misma…

Y vos: ¿a quién abrazaste esta semana?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s