La paciencia y las mermeladas

Hace como cinco años que hago mermeladas caseras. Empecé con una mermelada de frutilla, porque en esa época del año estaba barata: mire un par de recetas por internet y arranque con el preparado. La hice entre la receta y la intuición, como cualquier acto que hago en mi vida.
Preparar una mermelada parece una tarea “exótica” o se nos puede presentar como muy trabajosa. En parte, lo es porque hay que lavar la fruta, dejarla reposar y luego higienizar los utensilios, esterilizar los frascos y todo realizarlo en un ambiente limpio.
Sin embargo, creo que lo más difícil de la mermelada es cultivar la paciencia de no arrebatarla. Mermelada apurada, es incomible.
Hay que dejar que se cueza a fuego lento, a su tiempo (que nunca es exacto, sólo aproximado) revolviendo de a ratos, y estar ni muy cerca ni muy lejos. Una atención permisiva, no obsesiva.

Mermelada-de-frutillas¿No sería maravilloso poder hacer lo mismo con nuestras relaciones? Tener la paciencia de no sobrecargarlas, de cuidarlas, pero sin estar todo el tiempo encima… Y sobre todo, permitirnos saborear el resultado.

Sabemos que la mermelada “está” más por nuestro olfato que por nuestra vista. Tal vez, porque la civilización ha dejado a este sentido, tan necesario para otro momento de la humanidad, rebajado a una segunda categoría. Y sin embargo, tan necesario para situaciones que requieren de una decisión rápida.
La mermelada es un proceso y a la vez, un resultado. De nuestra acción y omisión, de nuestra paciencia o impaciencia.
Un sabor delicado se puede asomar entre la conjunción del azúcar con la fruta y deleitarnos, el cuerpo y el alma, dándole y dándonos más dulzura al mundo.

¿Usas tu olfato para detectar cuando las cosas marchan bien o no? Es un lindo entrenamiento pararse al lado de la olla y revolver, estar atentos y no perder ocasión de oler y probar qué tal va nuestra mermelada. ¿Te animas a preparar la tuya? Dale!!!!!! Y yo quiero probar también!

Palabras relacionadas: procesos, paciencia, relaciones, resultados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s