Lo que se rev(b)ela en mí

El cuarto oscuro. Siempre me pregunté por qué se llama así a ese cuarto para ir a elegir una boleta de un candidato, que luego meteremos en la urna. Y se me ocurre pensar en el cuarto oscuro de las fotografías…

Para revelar una fotografía, se necesita un cuarto en el que no haya luz, para que no interfiera con el proceso de revelado. Si bien tiene luces color rojo, éstas no afectan el proceso, y son muy tenues. Y hay que sumergir el papel en la batea con el líquido y esperar que la química actúe, para que aparezca la imagen.

¿Hay alguna manera de relacionar esto? Creo que se pueden tomar algunos puntos en común.

Para empezar, la oscuridad del cuarto, que podríamos pensar como algo necesario, imprescindible. La necesidad de un ambiente adecuado para que el proceso se desarrolle. Un lugar donde todo comienza, y que debe ser respetado a rajatabla. Y que ese ambiente sea “oscuro”, sin interferencias exteriores, para que el proceso sea limpio.

Luego, la necesidad de esperar a que los químicos, con sus tiempos, actúen como se supone que debe ser, y que finalmente se revele el resultado. No se puede saber antes a ciencia cierta, sino por un boca de urna o por una imagen muy difusa.

Y luego, la imagen aparece. Clara, nítida, la fotografía, el resultado de la elección.

Hasta aquí la analogía.

Ahora me pregunto: “¿qué se revela en mí?” al entrar al cuarto oscuro, qué característica de mi carácter toma preponderancia. ¿Es la esperanza de un cambio, o por el contrario, de la continuación de un proyecto? ¿Es el creer en el futuro con ese candidato convertido en funcionario, o es simple resignación?

Y me pregunto, más aún: “¿Qué se rebela en mí?”. urna cuarto oscuro¿Qué aspecto no está en paz con el entorno, y qué puedo hacer para cambiar eso? ¿Qué aparece como emergente en el país, provincia o ciudad, que urge cambiar? Incluso si esa rebelión llega a ser el hecho de no estar de acuerdo con la obligación de ir a votar, y decidir dejar que otros elijan y quedarme al margen.

Creo que esos dos aspectos son importantes: Aquello interno que aparece como parte importante de mí misma, y aquello externo que me molesta, con lo que no estoy de acuerdo.

Y pienso que en este día tan importante para la construcción de la democracia (que se hace todos los días y no sólo los de elecciones), se ponen en juego mis convicciones, y mi manera de interactuar con las demás personas que conforman mi país.

Un cuarto oscuro, donde comienza el proceso. Y a vos, ¿que te rev(b)ela?

Palabras clave: elecciones, democracia, procesos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s