Bajar los brazos… ¿o wu wei?

A veces, como hoy, siento que estoy remando en dulce de leche y que todo lo que hago no tiene sentido. Que apuesto a una empresa, o situación que no es para mí, que no le encuentro la vuelta. Y me canso enormemente en hacer algo que no tiene un resultado valedero.

Siempre me sentí valiente y con coraje  para afrontar la vida y pienso que cualquier situación tiene una solución. Esa idea me hace tener una actitud “guerrera” de avanzar siempre, de no permitirme caídas, tropiezos, contratiempos. O de verlos, y no admitirlos. O llegar al otro extremos y estallar enojada porque la situación me sobrepasa.

Y hoy, sin embargo, se me ocurre pensar que hay momentos en que bajar los brazos, es parte del proceso. De volver a elegir, de cambiar, de revisar, o solo de descansar. Simplemente eso….

¿Qué hacemos cuando sentimos que perdimos el rumbo? ¿Cómo volvemos al camino deseado?

 

juncos 2Tengo unos amigos que me explicaron el concepto del “wu wei”: hacer sin hacer. ¿De qué se trata y cómo se logra eso? Bueno, en principio, a veces es dejarse fluir sabiendo que en nuestra intención están nuestros objetivos, y que la manera de llegar a ellos no es forzando las situaciones, sino permitiéndoles que se desarrollen. “No acción” equivale a sincronizarse con el ritmo del entorno, en contraposición con actuar forzando la situación o, en el otro extremo, asumiendo un papel pasivo y negligente.

Es difícil para nosotros, con nuestra cabeza occidental signada por la persecución constante del éxito, permitirnos parar a reflexionar, o ni siquiera eso, hacer sin hacer, dejar que las cosas sigan su curso sin nuestra intervención directa. Porque el taoísmo distingue entre el efecto positivo de la “no acción” y la inacción yerma y sin consecuencias de la apatía o el no hacer nada.

El ideal de la “no acción” persigue el cambio a partir de la armonía, sin malgastar energía ni dividir entre héroes y villanos de historieta, favoreciendo sin impedir. De este modo, se evitan las contradicciones de la simplificación de clasificar entre ganadores y perdedores.

Tiene que ver con la sincronicidad de la que hablaba Jung, que decía que luego de poner la intención en un determinado objetivo, comenzaban a darse una serie de coincidencias alineadas con él.

Hay una gran diferencia entre bajar los brazos y wu wei, entre cambiar de rumbo activamente, renunciar a algo, y hacer sin hacer, sabiendo que en ese estado continúo el camino que me lleva a mi meta.

¿En qué estado estás? Te invito a dejarte estar como un junco en un curso de agua, dejando que fluya, sin interferir… Soltando los resultados, pero disfrutándolos cuando lleguen!

 

Palabras clave: wu wei, crecimiento personal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s