Las vacaciones y el ocio

Esperamos toda la semana por el viernes, todo el mes por el feriado, y todo el año por las vacaciones. ¿Y ahora qué?

Resulta que en las vacaciones nos llenamos de tareas atrasadas, desde llevar el auto a alinear hasta lavar las cortinas, cambiar la biblioteca de lugar… ¡Y los chicos! ¿Qué hacemos para entretenerlos? Llevarlos al cine o a jugar a la plaza, dejarlos en casa de alguna abuela para poder ir a hacer algún trámite… Al final resulta que nos sorprendemos anhelando la rutina y saber que todo está en orden, en la oficina, o en un día común de una semana común.

¿Cómo fue que perdimos la capacidad de disfrutar del auténtico ocio? Y más aún ¿qué es el ocio?

El ocio, para algunas personas, es tirarse en un sillón a hacer zapping. Para otros, salir a correr o a pasear al perro. Para otros, jugar en red… E incluso están los que simplemente se dedican a domir todo el tiempo disponible de ocio.

ocio Hay actividades que podemos considerar para hacer en tiempos libres, cuando ya hemos complido con nuestras responsabilidades y obligaciones. Sin embargo, lo que para algunas personas es ocio, para otras será obligación; porque todo depende de la intencionalidad con que cada uno desarrolla lo que está haciendo. Para una panadera, hacer una torta de cumpleaños será una cuestión de trabajo; sin embargo si esa misma torta la hace una abuela para la visita sus nietos, seguramente será ocio y placer.

Pareciera que hoy en día el “tiempo ocioso” es tiempo perdido, improductivo. Porque no está dedicado a producir algo en lo inmediato, algo que nos de un beneficio material o reconocimiento. En lo que debería ser nuestro tiempo libre hacemos fastidiosas tareas de la casa, o estudiamos y hacemos trabajos atrasados.  Por otro lado ¿cuántas veces hemos anhelado acostarnos al sol, como hace nuestro perro, sin nada que hacer más que mirar las nubes pasar? Y sin embargo, nos genera culpa…

Es difícil dejas atrás los mandatos de la sociedad que nos repitieron y que repetimos, de “no perder el tiempo”. Queremos tocar un instrumento, entonces tomamos clases y practicamos concienzudamente… Y nos olvidamos de cuando éramos adolescentes, y podíamos estar con la guitarra sobre la panza, tonteando toda una tarde mientras mirábamos videos musicales.

Los griegos consideraban el ocio una actividad muy noble. ¡Claro! ¡Si tenían esclavos para hacerles el trabajo! Pero ahora parecemos esclavos de la falta de tiempo y hemos olvidado, o peor, nunca aprendimos, lo que era el ocio. Porque era el momento de reflexión sobre la vida, la ciencia que recién comenzaba como tal, y se discutía y argumentaban ideas. ¿Dónde he visto yo eso? ¡Es el típico asado de amigos! Tiempo donde se habla de fútbol y de programas de televisión, pero tambien a veces se habla del trabajo, de política, de amor…

Recuperemos nuestro ocio, disfrutémoslo sin culpa, si tenemos que hacer un viaje, disfrutemos del trayecto también. Porque la vida nos regala estos momentos de ocio para reflexionar y relajar nuestra mente, ¿qué tal si los aprovechamos?

¿Cuáles son tus momentos preferidos de ocio?

 

Palabras clave: ocio, tiempo libre, vacaciones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s