De la Posibilidad a la Acción

Frustrada, cansada, enojada. Así me siento luego de muchos intentos fallidos de arrancar la moto. Parece que tiene problemas de batería, y ya le cambiaron el regulador de tensión, pero… Son esos momentos donde uno piensa: “¿Y quién me manda a mí…?”

Desde chica, siempre quise tener una moto. Recuerdo que mi primer sueldo, aprovechando que todavía vivía con mis padres, me lo gasté en unos pantalones de cuero. Para cuando tuviera la moto. Después, me compré una moto a medias con mi novio de entonces, y aprendí a manejar, de a poco, en la rambla. Al principio tenía terror de doblar (y tirar el cuerpo al costado), de caerme, de lastimarme. Pero valió la pena superar esos miedos.

El tiempo pasó, la moto se deterioró, no conseguimos repuestos…

Durante muchos años, ese deseo sólo quedó de nuevo en mis sueños.

Hasta que un día pensé que ya había esperado demasiado, que ya era tiempo de hacer algo al respecto. Así que hace dos años me compré una moto. No una motito cualquiera, sino una tipo “custom”, usada, nacional, pero enorme. Enorme para mí, que no tengo una gran contextura física.

Y me pregunto qué fue lo que me hizo decidirme. Porque cualquiera que ha tenido un vehículo, sabe que se compra la comodidad del transporte, un poco de libertad, pero también un montón de problemas (y dinero) que hacen al mantenimiento.

 

Yo creo que lo que me hizo dar el paso y concretar mi sueño (en este caso, de la moto propia) fue hacer una serie de preguntas: ¿De verdad quiero esto? ¿Qué tanto lo quiero? ¿O es sólo un capricho pasajero?  ¿No es el deseo de otra persona, del cual me estoy haciendo cargo?

Y una más, muy importante: ¿qué estoy dispuesta a dar o a perder, con tal de realizar mi deseo?

Me doy cuenta de que el deseo de tener una moto es genuino, cada vez que subo y al arrancarla siento su ronrroneo, cada vez que siento el viento en la cara y el pecho (y helándome las manos, también). Esa sensación de volar, por más que no vaya muy rápido. La comodidad de estacionar en cualquier lado, lo barato que sale el combustible, la facilidad para pasar embotellamientos.

Y no importa que hoy me sienta enojada o frustrada porque no arranque, sino que es parte del riesgo que asumí al comprarla. Como toda realización de un sueño.

 

Cuando nos animamos a algo largamente esperado, o emprendemos un proyecto,  siempre habrá una parte que nos guste, nos estimule, nos emocione. Y otra parte que “viene en el combo”, que detestamos. Es importante evaluar, entonces, esa parte también. Por supuesto que en muchos casos, no podremos ver a ciencia cierta el balance entre lo bueno y lo malo de lo que elegimos realizar. Pero no es malo el ejercicio de imaginarlo.

moto soñadaEste razonamiento vale para todo tipo de decisiones que nos cambian, en mayor o menor medida, la vida: Tener un hijo, mudarse de ciudad, empezar una carrera y recibirse, comprarse una computadora, cambiar de trabajo, abrir una empresa, ponerse de novio o casarse…

 

“Qué lindo sería…”

“Ya a mi edad no puedo…”

“Me encanta como te queda, pero yo no me animo.”

¿Cuántas veces dijimos estas frases y otras del estilo? Y pienso que el mejor momento de hacer algo que realmente nos gusta es ahora, el único momento sobre el cual tenemos control, porque el pasado ya no lo podemos cambiar y el futuro no llegó.

 

“¿Esa es tu moto?” Me dicen, incrédulos, al verla. Muchos se imaginan que tengo un ciclomotor… Y aunque ahora esté despotricando porque la batería que seguramente tengo que comprar es cara, sigo contenta con mi mi moto y con mi elección de tenerla. Ya sortearé este obstáculo, y volveré a disfrutar con ella del camino.

Encontrarse no sólo con la posibilidad, sino atreverse a tomarla, a hacerla realidad y convertirla en acción: ¿te animás?

 

Palabras clave: posibilidad, acción, decisión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s